domingo, 23 de diciembre de 2012

MEMORIAS DE UN PARADO CVI - Regreso -

Ayer, sábado por la mañana, regresé a mi casa, a reencontrarme con mi familia.
Partí a las 8 de la mañana de Zamora, en el autocar. Me dirigía hacia levante, viendo la salida del sol en el horizonte.
Regresaba hacia casa sobre las 6 de la tarde, hacia poniente, viendo la puesta de sol en el horizonte.

Llegué tempranísimo a Valladolid y aproveché para darme una vuelta por la Ciudad, por un parque muy bonito que se llama Campo Grande, por la Plaza Mayor y por las calles adyacentes.

Pregunté, donde podía tomar algo, de forma tranquila y que estuviera limpio y no pudieron indicarme mejor sitio. Fui a la Confitería Cubero, en la calle de la Pasión, tocando a la Plaza Mayor.

El sitio era muy agradable, el obrador, que está tras unos cristales, inmenso y preparado de maquinaria y cuando me enseñaron el museo, entonces es que me quedé pasmado.


Resulta que tienen todos los edificios mas emblemáticos de Valladolid fabricados con azúcar. Es realmente bonito de ver y admirar el trabajo y la paciencia empleados.

Debía de ser el día de las maquetas, porque cuando llegué al aeropuerto de Villanubla había una exposición de maquetas aeronaúticas. Pequeñita, pero que no estaba mal


Allí me tocó esperar un rato. Y claro como viajaba por Ryanair, la gente se puso a la cola para poder entrar los primeros y aguantaron de pie casi hora y media.

Yo me senté tranquilamente hasta la hora de salida, ya que pensé que aunque fuera el último no me iban a dejar en tierra.

Después pasó una Señorita de la Compañía Aérea y me levantó la maleta para saber si pesaba mas de 10 Kg. que es el máximo permitido. Su buen ojo le diría que no llegaba a ese máximo, pero en cuanto a las medidas no debía de estar tan segura y me hizo comprobar la maleta en unos hierros que tienen en el aeropuerto, en forma de hueco. Si entra la maleta pasa, si no entra se queda. Y si no la has facturado previamente "Houston, Houston, tenemos un problema", porque no se si estás a tiempo y, en todo caso, la clavada es de órdago.



Los parados podemos viajar en avión, porque si sacas con tiempo el billete es barato y no te tiras 12 horas de viaje, pero últimamente, esto no tiene mucho "glamour".

Con la fama de Ryanair, me senté al lado del ala, para contar los remaches y que no faltara ninguno, no fuera, que ya cuando quedaba solo una hora para ver a mi familia y superada la prueba de la maleta, fallara otra cosa.

La verdad es que fue un viaje muy agradable y cuando divisé mi Ciudad, esa Barcelona que cada día me impresiona mas, sea desde el mar, desde tierra o desde el aire, me dio un vuelco de alegría el corazón, porque sabía que mis seres queridos me estaban esperando.



Un ratito mas, que engañamos al subconsciente para que no pensara en ese drama diario que tenemos los parados.

El resto ya lo sabeis u os lo imaginais. Una alegría inmensa de encontrarme con mi familia.

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Estimado Sr

Sólo unas líneas para desearle una muy feliz Navidad y próspero año 2013, con mis mejores deseos de que mantenga el ánimo, el tesón, la actitud, que le llevará - tarde o temprano, aquí o allá - a encontrar trabajo.

Mucho ánimo y muchas gracias por darme una gran lección.

Nevot dijo...

Que 2013 te traiga aquello que más falta hace, Carlos.
Un abrazo.

Carlos Grande Iglesias dijo...

De nuevo, no tengo mas que palabras de agradecimiento para todos.