sábado, 12 de enero de 2013

MEMORIAS DE UN PARADO CXV - Amargura -

Hoy, para no perder la costumbre ha estado lloviendo todo el día, a ratos salía el sol, pero de golpe caía una lluvia fuerte que empapaba.

Parece que ya he encontrado la solución a Quantum of Solance de James Bond, o a la falta de agua de los embalses de Zamora, tanto la presa de Almendra, donde ha quedado al descubierto un pueblo anegado,  como el embalse de Montamarta.

Dicen las malas lenguas, en forma de rumor, que debido a que el Legislador iba a poner tasas a las eléctricas, cuando empezara el año, sobre su producción, pues que habían aprovechado para fabricar una gran cantidad, antes de que empezara el nuevo ejercicio, para almacenarla, lo cual había producido una bajada del nivel en los embalses.

Como en esta vida, casi todo puede ser, pues quizá haya sucedido así. Quien lo sabe.

Una de las calles principales de Zamora, que vertebra varios barrios, se llama La Amargura. Me ha venido al pelo, el nombre cuando haciendo limpieza de mi correo electrónico he visto todas las felicitaciones de Navidad y todos los deseos para el Nuevo Año, que desde la óptica de los días que ya han transcurrido, están completamente obsoletas y nadie se acuerda de ellos.

¿Porqué nos empeñamos en la misma tontería año tras año?. Eso si que me da Amargura.

Felicitamos a troche y moche, salen por todos los medios, la necesidad urgente de ayudar en esos días a los necesitados, confabulamos el nuevo año con una serie de magníficas intenciones, que a la semana hemos olvidado por completo.

¿Quien se acuerda ahora de lo que prometió para él, su familia o sus semejantes para el Nuevo Año?.
Nadie.

Esto funciona así, en el día a día, en que todo vaya muy deprisa, pero el parado va a seguir parado, el indigente volverá a las calles y el desahuciado tendrá que enfrentarse con sus angustias de que mañana venga el Juez y la Policía a dejarle sin techo.

Hoy nos hemos encontrado con un Sr. de Zamora, que tiene mucha familia en Barcelona y que este año, cuando estuvo, lo que mas le sorprendió fue la cantidad de gente que estaba hurgando en los contenedores, en busca de comida, "a plena luz del día".

No acababa de entender que fuera tanta la desesperación que hiciera perder la vergüenza y el miedo de actuar ante sus vecinos y autoridades a "pecho descubierto".

Lo sacó el New York Times, como publiqué en este blog hace un tiempo, pero nuestros políticos lo han negado y han negado esas imágenes porque según ellos perjudicaba "La Marca España".

Lo que perjudica a la Marca es el hambre, la desesperación, nuestros políticos y los presuntos 350 mil euros que presuntamente se ha llevado el presunto yerno del Rey de España.

No hay comentarios: