jueves, 21 de febrero de 2013

MEMORIAS DE UN PARADO CXXXIII - Lorenzo Quinn -

Hoy está medio nublado en Elda, yo creo que va a llover. Además hace frío y todo el mundo habla que para el fin de semana se acerca algo así como la "tormenta perfecta" con frío, agua, nieve y ganas de quedarse en casa.

Ayer el partido del Barça fue un auténtico desastre y el partido de vuelta, con los italianos aplicando la técnica del "catenaccio", osea poner el autobús en la portería, ponen realmente difícil la eliminatoria para el equipo catalán. Pero bueno, fútbol es fútbol y hay que verlo, pero sobre todo saner ganar y saber perder.

Me imagino a los del bar "La Parra" en Zamora, los gritos e insultos que proferirían el día de ayer, ya que es como la peña "no oficial" del Barça.

Yo soy muy aficionado del Barcelona, que es mi equipo, pero, de verdad, no se puede ver ningún partido entre forofos, porque es que faltan continuamente al respeto de los demás. Al final opté por irme a otro bar, donde todos los aficionados son del Real Madrid y cuando juega el Barça se van todos y me quedo prácticamente solo viendo el partido.

Además es que tengo muchos amigos del Real Madrid, entre ellos Javier, que no se si es ahora mas del Rayo que del Real (le mando un abrazo) y claro que nos pinchamos, pero de buen rollo, nada de ir con animaladas, que eso no conduce a ninguna parte, mas que a perder las amistades y muchas veces la integridad física, según con quien te encuentres.

Al final, me enrollo con el fútbol, como siempre y no explico lo que quería explicar.

Siempre he admirado al actor Anthony Quinn, sobre todo en películas como "las sandalias del pescador", "zorba el griego", "los cañones de navarone" y tantas otras.

Quizá por eso también me llamó la atención saber de su hijo Lorenzo Quinn y por su cercanía, ya que ahora no se de su vida, pero se que vivía en Castelldefels y tenía el taller en Viladecans, puesto que es un escultor de gran fama. Su página web es http://www.lorenzoquinn.com/ y vale la pena visitarla.

Una vez que fuimos a una cena de empresa al hotel "stel" de Sitges, me llamó mucho la atención que allí tenían su catálogo y algunas obras a la venta.

Pues bien, a Lorenzo Quinn, en una entrevista le preguntaban que porqué había elegido Barcelona para vivir (los foráneos siempre llaman Barcelona a toda Catalunya, sobre todo los castellanos). El decía que en comparación con Nueva York era un buen sitio para criar a los hijos, con una educación pública adecuada, con ausencia de drogas o delincuencia (en comparación) y una sanidad pública también muy adecuada.

De la educación y la sanidad que citaba, gracias a nuestros políticos, apenas queda nada. Del resto, pues Zamora es un buen sitio para criar a los hijos, pero el sur de la zona mediterránea deja mucho que desear al respecto.

En Zamora apenas pasa nunca nada, como en León. Aunque dejes la puerta abierta, las llaves o el GPS en el coche, dificilmente te vas a encontrar con un problema.

Eso si es calidad de vida. El problema es que la crisis está haciendo que comportamientos que deberíamos de haber deshechado y que no forman parte de una sociedad avanzada, se estén reproduciendo por culpa de la pobreza, los deshaucios y las desigualdades sociales.

Mientras tanto, ayer todo el día: "Y tu mas" en el debate sobre el estado de la nación, mientras que las televisiones, en cuanto acabaron los dos primeros comparsas, desconectaron al resto como si ya no interesaran a nadie, en un claro intento de perpetuar el bipartidismo que ya nos invade. Como se nota a quien pertenecen los que les pagan la publicidad. Después dicen que son independientes.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Hace ya muchos años que no escuchaba hablar de Lorenzo Quin!!! buf como pasa el tiempo!!.Tengo unos amigos en Valls (Rosa y Miguel) Que heredaron una fundición ,o fabrica de bronce,en la que Lorenzo,hacia pedidos para sus esculturas,y no paraban de decirme lo encantadores que eran él y su mujer,hasta se fueron de cena algunas veces.Ahora con la crisis, estamos desconectados de esta pareja,pero afortunadamente los buenos recuerdos nadie te los puede arrebatar,y fueron muchas las carcajadas en las calsotadas que nos hacíamos,y también alguna salida de vacaciones.

Carlos Grande Iglesias dijo...

No sabes cuanto agradezco tus palabras. A mi, esta familia siempre me ha llamado la atención y la admiración.