jueves, 18 de abril de 2013

MEMORIAS DE UN PARADO CLXIV - Sol -

La primavera, definitivamente, se ha instalado. Hace un calor de miedo y se empieza a echar de menos un baño en la playa.

Nunca me ha gustado la piscina, además, aquí son cubiertas, por lo que ni siquiera se puede emular la sensación de bañarse con el calor y secarse al sol. Como mucho lo único que se nota es el olor a lejía que desprenden todas las piscinas.

Sigo con el curso de enología, que está interesantísimo y divertido. Siento que el lunes no estaré porque me tengo que ir a Catalunya para hacer una serie de gestiones, ya que el día 23 (Diada de Sant Jordi) es fiesta en Castilla León, aunque por otros motivos diferentes que celebrar el día de la rosa y el libro.

Se celebra el día que fueron ajusticiados los Comuneros Bravo, Padilla y Maldonado. Algo así como la derrota que hace que en Catalunya que sea fiesta de la Comunidad el día 11 de Septiembre, cuando las tropas de Felipe V, entraron en Barcelona, derrotando las tropas catalanas y cargándose a Rafael de Casanova.

Bueno, pues me acuerdo, debido al curso de enología, de las clases de Química que di en La Salle, cuando era pequeño y todavía hay algunas cosas que me suenan.

Yo soy de un plan de estudios antiguo, nada comparable con los actuales. Hice primaria, después un curso que se llamaba Ingreso, después primero, segundo, tercero y cuarto de bachillerato (antes había reválida de cuarto, que en mis tiempos se había convertido en un examen), finalmente tenías que decidirte por Ciencias o Letras en quinto y sexto. Yo era de Letras, aunque también teníamos algunas asignaturas obligatorias como mates, física o química.

En sexto se acababa la enseñanza en La Salle y me fuí a hacer COU al Instituto.
Los que pensábamos seguir con una carrera hacíamos la selectividad y los que no, pues tenían que hacer un examen que se llamaba Reválida de sexto para poder acceder al título de Bachiller Superior.

En general, la enseñanza fue magnífica, no como ahora, que los muchachos salen de los estudios sin saber prácticamente nada de nada. No saben distinguir ningún estilo arquitectónico, no conocen la historia, mas que la parte interesada y sesgada de ella, saben poco de física y química y los idiomas siguen siendo una parte pendiente para todos los españoles. Así nos va por el mundo.

Gracias a la enseñanza que recibí, todavía se alguna fórmula química, como se transforman los azúcares en alchohol, mediante la fermentación y lo que es la densidad de un líquido.

Lo mas triste es que conmigo hay Ingenieros agrónomos, Químicos, Licenciados en técnicas alimentarias, etc. Gente muy preparada que no encuentra trabajo y para los que la solución pasa por plantearse la emigración o seguir en el paro, mientras políticos, tertulianos que se creen periodistas y deportistas, que muchos de ellos dudo que sepan leer y escribir se hacen de oro.

Y otros, que como "presuntamente" dice la Sra. Cospedal, aunque ahora lo han desmentido, se harán votantes del Partido Popular, ya que todos pagan la hipoteca, incluso antes de poder comer.


No hay comentarios: