miércoles, 18 de junio de 2014

MEMORIAS DE UN PARADO CDXXVIII - Paralizado -

Anoche cayó una buena tormenta en Calafell, con todo lujo de aparato eléctrico, lo cual permitió dormir en condiciones, ya que las temperaturas han bajado un poco. Esta mañana todavía quedaban charcos, que advertían que hay que sortear las piedras sueltas del Paseo Marítimo porque salta el agua y el barro, poniéndote la ropa mas que perdida.

Que lástima no tener recursos económicos para ir a Madrid y vender unas cuantas banderitas españolas, aunque sean de papel con un palito sencillo. Seguro que se podía sacar una pasta.

El show empezará esta noche con el partido de la selección y todas esas personas que iran a las pantallas gigantes y continuará mañana con la proclamación del Rey y su paseo por el centro de Madrid. Eso sin contar con el merchandising que ya deben de tener preparado en las tiendas cercanas a la Puerta del Sol en forma de tazas, cucharitas, dedales y de paso el toro y la gitana.

Mientras tanto Jose Manuel Durao Barroso dice que preguntaban a Fernandez Ordoñez que presidía con el Gobierno de Zapatero el Banco de España y decía que el Banco de España era el mejor banco central del mundo, que el sistema bancario español era el mejor y que de crisis nada de nada. Todavía recuerdo que estábamos en la Champions League de la economía y que lo único que había era una desaceleración, añadiendo: "el que diga crisis es un antiespañol".

Ahora los socialistas se extrañan que "de aquellos polvos vienen estos lodos" y se encuentran perdidos y sin rumbo, en plena travesía del desierto y con sus votantes dándoles la espalda. Y lo que les queda todavía.

Mientras tanto, esta noche juega la selección mientras varios futbolistas también dimiten y la prensa francesa acusa de trama de corrupción la elección de Qatar como sede mundialista, poniendo en el ojo del huracán, como no, a los españoles.

Al final pienso, que el hecho de que, en general, los jugadores sean mas cortos que las mangas de un chaleco y a veces dude de que saben leer y escribir, interesa a una gran cantidad de gente que los rodea, mientras que los aficionados miramos para otro lado.

¿Alguien ha visto alguna entrevista seria con un jugador de fútbol?, ¿Quien les maneja todo el dinero que ganan y de que manera?, ¿del dinero que se anuncia en los fichajes cuanto llega realmente al jugador?. Mil y una preguntas que nadie quiere responder o investigar.


Siempre hay excepciones como la de Bresciano, el australiano que rompió el protocolo de los himnos para atar las botas a un niño con muletas, al que llevó de la mano.

Quizá el motivo sea la gran bondad del jugador, añadido con que, en Australia, el fútbol no es un deporte mayoritario, además de que todos somos humanos y los futbolistas, aunque se crean dioses por la cantidad de aduladores que tienen a su alrededor, no dejan de tener muchas carencias como personas.

1 comentario:

Isidro Cristobal Del Olmo dijo...

buenas tardes me parece genial el articulo,estoy de acuerdo con todo lo que dices, lenyendo tu articulo me das energia para que siga escribiendo muchas gracias, y recuerda sonrie y no te rindas