jueves, 17 de julio de 2014

MEMORIAS DE UN PARADO CDL -Zamora en Ryanair -

En Zamora durante el día hace un calor de 35ºC y subiendo, pero por la noche se duerme divinamente. Ayer me acosté a las 11 de la noche y de un tirón me he despertado a las 10,30 de la mañana, puesto que mi agotamiento era total.

El viaje fue de la siguiente manera, desde la estación de Segur de Calafell hasta Gavá, cambio de tren, bajada en el Prat, cambio de vía y hasta el aeropuerto. Avión hasta Valladolid, autocar aeropuerto de Villanubla a la misma estación de autobuses de la Ciudad y cambio de autocar hasta Zamora.

Es curioso que, como ocurre en general en Catalunya, se palpa de que no hay dinero para nada.

La pasarela que sale de la estación del tren hasta el aeropuerto está en estado ruinoso, pero es que dentro de ella, la cinta atutomática ya no existe, solo quedan restos de ella. Además, si se ve desde la calle, tiene algunas ondulaciones que parecen indicar que se va a caer en cualquier momento y el aspecto por dentro es de total suciedad y desorganización, a pesar de los cientos de miles de personas que lo deben de usar cada día.

Sin embargo Ryanair está diferente, ya no ponen los hierritos esos para la maleta que si entra bien y si no te fastidias, puedes llevar un bolso de mano y tienes el asiento reservado. Mi maleta me la facturaron gratuitamente, pero lo entiendo porque el vuelo iba petado y los compartimentos de arriba a reventar.
Iban unas niñas, que debían de ser de algún equipo porque llevaban el mismo chandal y ponía Mataró. Fueron la alegría del vuelo, porque el escándalo que formaron al despegar y al aterrizar, no podía por menos que arrancarte una sonrisa, cuando no una carcajada.

Lo que está precioso es la estación de Renfe de Valladolid, que se llama "Campo Grande", arreglada para que circulen los AVES, tiene un aspecto magnífico, aunque solo la vi de paso, pero tiene un buen trozo vallado, con jardines y la propia construcción parece un palacete.

Otra cosa que me llamó la atención fue que la señora que conducía el autocar desde el Aeropuerto hasta Valladolid, ejercía hasta de guía turística. Tenía allí unos mapas que le daba al que necesitara y le explicaba donde bajarse y que recorrido tenía que hacer hasta su destino.

Hoy voy a intentar descansar e iniciar mi recuperación, sin agobios y sin estress, esperando que el verano me traiga alguna noticia agradable, que me permita salir del agujero en el que me encuentro.

En cuanto llegue al Pueblo, pues intentaré recuperar los proyectos y activarme, pero el cambio de aires, parece que se inicia con optimismo.

Algo así como a Pedro Sanchez, que como no ha votado lo que querían los otros y algunos de los suyos, le ha caído la del pulpo.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Que alegría que hayas cambiado de aires!!!,ya veras como pronto te recuperas física y psiquicamente,creo sinceramente que entre arboles las personas se recuperan mucho antes,en verano, en la costa, la contaminación acústica hace estragos hasta en la persona mas calmada y pacifica!.

sc

Isidro Cristobal Del Olmo dijo...

buenas tardes me alegra que ayas cambiando de aires, saludos cordiales y feliz verano